Recomendaciones para rebajar el IRPF de tu contabilidad

Se acerca el cierre del año fiscal y, si no has sido previsor, todavía estás a tiempo para ahorrarte unos cuantos euros en la próxima declaración de la renta.

¿Cómo puedes ahorrar en tu próxima factura fiscal antes de que acabe el año?

Deducción de gastos habituales

Como autónomo o PYME ya sabrás que tu rendimiento neto, es decir, lo que para Hacienda ganas realmente, se puede ver minorado por los gastos habituales de tu negocio o actividad.

Para que puedas deducirte por estos conceptos, los gastos deben estar íntegramente relacionados con la actividad que desarrollas en tu negocio, deben estar justificados mediante factura y deben haber sido registrados contablemente.

Recuerda que cualquier gasto que cumpla con estos tres requisitos podrá ser desgravado y, en consecuencia, podrás pagar menos por el IRPF.

Gastos especiales con posibilidad de deducción

Estos gastos pueden considerarse también como habituales, pero Hacienda no lo ve así. Solo para el caso de que sean específicos y únicos para tu negocio, es decir, no compartas el gasto con tu vida habitual, podrás desgravarte por ellos.

Se trata del local o la oficina, el vehículo, teléfono, gastos de viaje o comidas y vestuario.

Por ejemplo, si trabajas en una oficina alquilada ex profeso para desarrollar tu negocio no tendrás problema, pero si utilizas tu vivienda habitual para trabajar, solo podrás ahorrarte la parte proporcional del gasto que suponga esta actividad.

Hacienda no te permitirá incluir como gasto el 100 % de todos estos gastos sino que tendrás que establecer un porcentaje de uso para aplicarlo proporcionalmente.

Reducción del 20% sobre tu rendimiento neto

Para saber cómo acogerte a la reducción del 20% del IRPF debes tener claro estos puntos:

– Si has iniciado tu actividad recientemente debes saber que tienes derecho a una reducción del 20% sobre tu rendimiento neto durante los dos primeros ejercicios, siempre y cuando los rendimientos sean positivos.

– En caso de que fueran negativos, porque tu negocio no comienza muy bien, podrás guardarte la opción para aplicar la medida en cuanto generes beneficios.

Requisitos para poder acceder a la reducción del 20%

Para poder beneficiarte de esta medida se deben cumplir dos requisitos esenciales:

1. Haber iniciado la actividad dado de alta en el método de estimación directa ya sea normal o simplificada. Nunca te correspondería si estás en “módulos”.

2. No haber iniciado actividad como autónomo anteriormente. Solo para el caso de que cesaras esa actividad sin rendimiento neto positivo se te permitiría acogerte a la reducción del 20 %.

Cuándo NO es aplicable la reducción del 20% de IRPF

Solo en caso de que tengas un único cliente, o tengas varios pero el 50 % o más de tus ingresos provengan de este, no podrás acogerte al beneficio fiscal.

Cómo acogerte a la reducción del 20% del IRPF

Si cumples todos los requisitos para acogerte a esta medida de ahorro fiscal es sencillo, solo tendrás que marcar la casilla 129 en el modelo 100 de la declaración de la renta.

No tendrás que hacer nada en el modelo 130 en el caso de que estés obligado a presentar pagos fraccionados del IRPF de forma trimestral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website