El cuarzo que necesita tu cocina

Cada vez con mayor fuerza, las encimeras de cuarzo se van imponiendo en las cocinas, sustituyendo a las de granito u otros materiales. ¿Cuál es la razón? ¿Es simplemente una moda o es un material que tiene alguna ventaja significativa? En este artículo te contamos sus características y las razones por las que está triunfando en un ambiente tan exigente como es la cocina.

¿Qué son las encimeras de cuarzo?

Se trata de un producto prefabricado realizado a base de diversas resinas, vidrio, materiales porcelánicos y, claro está, cuarzo. El resultado es una superficie ultracompacta con un acabado tan elegante como resistente. En algunos casos, como las encimeras Dekton de Consentino, el proceso tecnológico aplicado logra reproducir fidedignamente el aspecto y la consistencia de los minerales que llevan miles de años sometidos a altos grados de presión y temperatura.

¿Cuáles son las ventajas de las encimeras de cuarzo?

La principal virtud de este producto es la total ausencia de porosidad. Así se evitan pequeños defectos que, tarde o temprano, derivan en fracturas, rayaduras o manchas. La eliminación de estos puntos débiles alarga la vida útil de la encimera y mantiene su aspecto inicial más tiempo. Vamos a verlo con más detalle.

Mayor resistencia a los rayos ultravioleta

Aunque estén expuestas a la acción de los rayos UV -en cocinas con amplios ventanales o instaladas en patios o jardines, por ejemplo-, el color no se degrada.

No se rayan

Aunque entren en contacto con utensilios de cocina afilados, como cuchillos o tijeras, no se producen rayas en la superficie. No obstante, se trata de un material tan duro que podría dañar el filo de estos instrumentos, por lo que no estará de más que utilices una tabla de corte para manipular los alimentos.

Repelen las manchas

Otra ventaja de la nula porosidad de estas encimeras es que las manchas no se adhieren a la superficie. Esto incluye las producidas por bebidas como el vino y el café, pero también las de tinta, óxido y otros agentes químicos. Ciertamente, una garantía de tranquilidad cada vez que eches mano a la lejía o al desengrasante para limpiar el horno, ¿no te parece?

Alta resistencia a la abrasión

A diferencia de otros materiales comúnmente empleados para la elaboración de encimeras de cocina, el cuarzo no necesita mantenimiento periódico ni hay que reemplazarlo con el tiempo. Por eso es el material más indicado para cocinas industriales o de uso muy intensivo.

Resistentes a los choques térmicos

Otra característica que hace especial a estas encimeras es la capacidad de pasar del frío intenso al calor extremo sin alterarse. Resiste perfectamente el contacto con el hielo, por lo que es ideal para su uso en ambientes refrigerados o donde es habitual manipular alimentos congelados.

Multitud de modelos a elegir

Para terminar, las encimeras de cuarzo se presentan en infinidad de acabados, por lo que pueden integrarse fácilmente en cocinas clásicas o vanguardistas. Además del color, puedes elegir la textura que desees para incorporar las últimas tendencias: brillos, óxidos, colores uniformes, texturizaciones imitando piedras naturales, o lo que más te guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website