¿Cómo se utilizan los hilos tensores?

¿Cómo es el proceso de inserción de los hilos tensores? ¿Qué es importante tener en cuenta?Aquí tenéis un ejemplo: clinicasvicario.es/facial/hilos-tensores. A continuación veremos la respuesta a estas y algunas otras inquietudes que pueden surgir.

La técnica de los hilos tensores es la última novedad en materia de estética. No es invasiva, y sus efectos son similares a los de un lifting, aunque no tan profundos como pasar por el quirófano, pero sí dan como resultado un rostro más natural.

Pasos previos a la colocación de hilos tensores

El profesional debe evaluar con anterioridad si el tratamiento con hilos mágicos es la que resulta adecuado al problema en cuestión, con el fin de garantizar los mejores resultados y el efecto deseado.

Si definitivamente se toma la decisión de aplicar los hilos tensores, el experto realizará una serie de marcas en las zonas a tratar, en parte para indicarnos por dónde se van a colocar los hilos, y también para evitar errores cuando estos se coloquen definitivamente.

Cómo se aplican los hilos tensores

El proceso se realiza de manera ambulatoria, en la propia consulta del cirujano o experto en estética, y tiene una duración aproximada de unos 30 minutos.

Primero se inyecta anestesia local. Esta es una de las ventajas del tratamiento con hilos tensores, ya que al no ser necesaria una anestesia general, el proceso en menos invasivo y se corren menos riesgo de reacciones adversas. Hay casos en los que tal vez ni siquiera sea necesario este paso, aunque lo evaluará el profesional en función de la zona a tratar o de los hilos que se vana  utilizar para el tratamiento.

Cuando todo esté preparado, se insertan unas agujas con el tamaño exacto para que pasen los hilos de material hipoalergénico. Estas agujas se encargarán de guiar los hilos, dejándolos exactamente en el lugar indicado una vez que se retiren.

Los hilos tensarán la zona de la piel en la que se encuentran, además de activar la formación de colágeno por parte del propio cuerpo. Ambos efectos rellenarán y tensarán la zona de tal manera que las arrugas se matizarán, llegando incluso a desaparecer por completo.

Tras la intervención no es necesario ningún postoperatorio. El paciente se va a casa por sus propios medios.

Efectos inmediatos

Cabe destacar que el trabajo de los hilos tensores es simplemente ese, tensor. La cara no va a cambiar de aspecto, salvo porque las arrugas no se van a hacer visibles.

Después del tratamiento, el paciente podrá comprobar cómo los músculos de la zona son visiblemente más tersos, lo cual da al rostro un aspecto más joven que antes de entrar en la consulta.

Es posible que se produzca un poco de hinchazón, o que aparezca algún moratón. No tiene por qué ser un problema, a no ser que los efectos permanezcan durante mucho tiempo, en cuyo caso será mejor consultarlo.

Es evidente que tras la intervención hay que tener algo de cuidado para evitar golpes o algún otro problema, sobre todo durante los primeros días. Puede que el profesional recomiende el uso de algún medicamento para prevenir infecciones, algo infrecuente, o para ayudar a que las inserciones se cierren cuanto antes.