¿Cómo afecta a la pareja la eyaculación antes de tiempo?

Disfrutar de una vida sexual activa y saludable es uno de los mayores estímulos para que una pareja funcione bien y dure muchos años. Por descontado, contamos con que también exista comunicación, respeto y cariño, porque sin estos elementos es imposible que una relación pueda ser estable y duradera.

Y hablando de comunicación, un gran problema que, en la mayoría de los casos, queda silenciado, es el de las disfunciones eréctiles. Sufrir algún tipo de inconveniente relacionado con la erección o con la eyaculación es tachado de estigma por la sociedad y puede llevar al hombre que lo sufre a guardar silencio y a no tratárselo.

Precisamente por el miedo al qué dirán, por no ser un tipo de dolencia socialmente aceptada, en ocasiones el hombre decide no hablarlo abiertamente con su pareja e ir evitando el acto sexual por temor a que ocurra algún problema. Lejos de arreglar el trastorno, evitar el sexo y la presión que supone ocultarlo, puede agravarlo más; cuando se soporta una gran tensión emocional, las disfunciones eréctiles son mucho más frecuentes.

Qué es la disfunción eréctil

Estamos hablando de disfunciones eréctiles y de los problemas que ocasiona en la pareja. Pero ¿sabemos qué son exactamente? Entendemos por disfunción eréctil todo aquel problema que afecta a poder tener erecciones lo suficientemente intensas y duraderas como para poder mantener una relación sexual y terminarla con éxito.

Dentro de este tipo de trastornos, podríamos diferenciar entre la incapacidad de que el pene entre en erección, o que esta erección no posea la intensidad suficiente para el sexo; y los problemas que acarrea el hecho de que el hombre eyacule demasiado pronto.

La eyaculación precoz es aquella que se produce sin control alguno y de manera prematura, sin que haya mediado una mínima estimulación sexual y que imposibilita continuar con el coito para satisfacerse, tanto a sí mismo como a la pareja.

Esta insuficiencia para dar placer a la pareja, afecta de manera muy negativa a la relación. Por más que exista una comprensión mutua, el no poder tener una vida sexual plena, termina acarreando tensiones y problemas. La mujer se sentirá insatisfecha y el hombre puede llegar a sufrir incluso una depresión por no poder satisfacer a su compañera. Este tipo de situaciones, si se alargan en el tiempo, pueden socavar el matrimonio hasta el punto de llegar a romperlo.

Afortunadamente, la mayoría de problemas de erección y de eyaculación temprana tienen solución. Lo más importante es hablar con la pareja y consultar a un profesional si se sospecha que se puede estar sufriendo alguno de estos trastornos.

¿Qué solución tiene este problema?

En la mayoría de los casos, estos inconvenientes tienen una causa psicosomática. Cuando el hombre está demasiado estresado o presionado por algún motivo, puede que le afecte también a sus relaciones sexuales.

Si el trastorno es de origen orgánico, también existen soluciones eficaces que solventarán este gran inconveniente. Es importante consultar con un profesional especializado en salud sexual masculina para poder arreglarlo.

Y, sobre todo, para que la pareja no sufra las consecuencias, mucha comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website